Seguro que has oído hablar de los superalimentos. Normalmente, ingredientes exóticos de la otra punta del mundo. Pero, como se señala en este artículo del blog Consumo claro, “en la mayoría de las ocasiones, estos superalimentos tienen su equivalente local, que podemos adquirir en tiendas de proximidad y que nos sirven para recordar que no hay 'superalimentación' mejor que la que es sana, variada y equilibrada.” Hoy hablaremos de 5 superalimentos locales que cuentan, además, con versiones ecológicas como las que producen empresas que cuentan con financiación de Triodos Bank.

1. Legumbres. El alimento del futuro

Las legumbres tienen un alto valor nutricional, un coste bajo y un impacto ambiental mínimo, por lo que a veces son consideradas “el alimento del futuro”. Son ricas en proteínas, fibras solubles, hidratos de carbono, aminoácidos y micronutrientes. Sus propiedades, sumadas a su precio, las convierten en un alimento fundamental para combatir el hambre en el mundo.

Como veis, es una muy buena idea que las legumbres sean un alimento habitual en nuestra dieta. Además, hay empresas como Riet Vell que las producen de manera ecológica y que contribuyen a la preservación de los espacios naturales donde se cultivan.  

2. Frutas del bosque. Hierro y vitamina C

Las frambuesas, los arándanos o las moras, que también se producen en fincas ecológicas como las de Las Lindes en Cantabria, son muy ricas en vitamina C, hierro y taninos. Otro superalimento, pues, muy versátil y de proximidad con mucha variedad.

La diferencia principal entre estas frutas del bosque ecológicas y las convencionales es que no se emplean plaguicidas para su cultivo y, por lo tanto, se evita dañar la biodiversidad y a los polinizadores.

3. El yogur. Nutrientes fáciles de consumir

El yogur aporta vitaminas como la A, la B2, la B12, además de proteínas, fósforo, magnesio, yodo, potasio… un cóctel de propiedades que lo convierten en una opción excelente en una dieta sana. Si el yogur es ecológico, como los de Can Roger, se elabora con estándares exigentes de bienestar animal y alimentación ecológica.

4. Sardinas. Vitamina A, omega-3, omega-6…y mucho más

Las sardinas aportan vitaminas liposolubles como la A, muy importante en la reparación de tejidos corporales, o la B12. Pero también cuentan con una buena proporción de omega-3 y omega-6, que disminuye la inflamación y es beneficiosa para personas con diabetes, entre otras

Para beneficiarnos de todas sus propiedades podemos hacerlo con las procedentes de pesca sostenible, como las que ofrece Pan do Mar. Utilizan métodos tradicionales que respetan el equilibro marino -en contraposición a prácticas de sobrepesca como el arrastre- y elaboran sus conservas de manera artesanal y con ingredientes procedentes de la agricultura ecológica.

5. Y los frutos secos.  Salud cardiovascular

Otro “superalimento local” son los frutos secos, que aportan una gran cantidad de nutrientes como las vitaminas A, B y E y minerales que contribuyen a la salud de nuestro cerebro. Aquí también podemos elegir agricultura ecológica, por ejemplo, en Paño Fruits.

Saber más…

Triodos Bank solo financia agricultura ecológica certificada, en nuestro empeño por contribuir a la preservación de la naturaleza desde las finanzas.