A partir de 2023, en España estará prohibida la venta de fruta o verdura en envases de plástico. De esta manera, la responsabilidad sobre el uso masivo de plástico también recaerá en los productores. Aún así, con nuestro convencimiento de que no podemos esperar más, hoy os queremos ayudar a decir adiós al plástico desde ya.

Compra a granel

Si el objetivo es reducir nuestro consumo de envases, la compra a granel es una gran alternativa. Cada vez hay más establecimientos especializados que ofrecen todo tipo de productos de esta forma, desde frutos secos o legumbres a peso a artículos de limpieza o higiene en recipientes reutilizables.

Campañas como #desnudalafruta, de Greenpeace, han puesto de relieve que, en la mayoría de las ocasiones, los envoltorios plásticos son innecesarios. Esta creciente sensibilización ha permitido que sea más frecuente acudir a la compra con envases propios, sin tener que utilizar las bolsas de plástico de los comercios.

También existen alternativas que, desde su origen, han defendido un modelo más sostenible. Es el caso del supermercado cooperativo La Osa. Según José Antonio Villarreal, más conocido como Villa, y uno de los socios fundadores de este supermercado, desde el principio han optado por la “reducción de envases o, en su defecto, por la reutilización o reciclaje”. El 99% de su lineal de frutas y verduras es a granel. Además, también tienen opciones de granel líquido en productos como, por ejemplo, el champú. Uno de los requisitos que tienen en cuenta a la hora de escoger a sus proveedores es que utilicen envases reutilizables o de materiales sostenibles como la fécula de patata. 

Embalajes diferentes

En línea con esto, otra idea para reducir tu uso de plásticos es utilizar alternativas de embalaje más sostenibles que ya existen en el mercado. Son opciones como los envoltorios reutilizables de cera de abeja. Se trata de telas de algodón recubiertas con cera de abeja que se pueden reutilizar durante unos meses, normalmente. Estos productos son los sustitutos sostenibles del film de plástico o del papel de aluminio.

También podemos optar, como consumidores, por comprar a productores que tienen en cuenta no sólo la calidad de lo que venden, si no cómo lo hacen llegar a su público. Este es el caso de Agua de Somiedo, que comercializa agua en envases en un 91% de origen vegetal. El compromiso de esta empresa es no utilizar botellas de plástico con el objetivo de reducir al máximo su impacto ambiental.

Sin intermediarios

Por último, otra forma de reducir el plástico es optar por formas de consumo de cercanía y responsable, como las cestas de fruta y verdura de productores locales. En este caso, normalmente funcionan a través de grupos de consumo a los que puedes unirte para comprar alimentos de temporada. Si te interesa esta opción, Elisa Carbonell, de Economías Bioregionales, te lo cuenta en nuestro Youtube. Sigue nuestro canal para estar al tanto de otras formas de actuar en positivo.

Este vídeo está alojado en Youtube

Este vídeo está alojado en Youtube

Con la reproducción de este vídeo permites a Youtube monitorizar tu visita. Más información >

¿Qué otras estrategias utilizas tú para decir adiós al plástico? Cuéntanos en los comentarios.

En Triodos Bank apoyamos la economía con impacto positivo para cambiar el mundo junto a nuestra comunidad, y por eso financiamos proyectos como los mencionados en este artículo. Descubre más sobre el cambio que queremos impulsar aquí.

Foto: Isabel Roncero para La Osa