Una pequeña empresa familiar ubicada en Terrassa, Barcelona, y dedicada desde principios de los años 90 al troquel de piezas de cartón ondulado se convirtió en 2003 en un centro especial de empleo, con 14 empleados con discapacidad psíquica. Desde entonces, sus promotores Isabel Sala y José Verderi, han continuado dando empleo y formación cada vez a más personas con algún tipo de discapacidad psíquica o trastorno mental severo.


Para facilitar su inserción laboral, Verdisseny Manipulats se encarga de diseñar un programa individual, adaptando los horarios a cada persona, y en colaboración con las familias y los profesionales del centro. El objetivo es conseguir que estas personas mantengan un trabajo, sean productivas y lleven una vida autónoma y satisfactoria.


Actualmente su actividad se centra en la fabricación y el manipulado de envases y embalajes de papel y cartón. Verdisseny Manipulats ha contado con financiación de Triodos Bank para continuar con el desarrollo de su actividad.