La Iglesia Cristo Vive comenzó su actividad en el barrio madrileño de Canillejas en 1968. Desde su constitución muchas cosas han cambiado, pero el deseo de ofrecerse como una iglesia abierta a todos y dinámica continúa inamovible.


Su acción tiene especial importancia en el sector social por el número de personas a las que ofrece atención en la población de los barrios circundantes. Ofrece servicios profesionales psicosociales y orientación laboral además de una serie de programas distribuidos entre atención básica, atención infantil, emprendimiento laboral, inserción socio-cultural y apoyo a proyectos en otros países.


Con ellos, esta entidad financiada por Triodos Bank cubre las necesidades básicas de alimentación, vestido e higiene de aquellos que lo precisen, desarrollan actividades de tiempo libre, ofrecen soporte en el búsqueda activa de empleo, etc.