En 2001, varias empresas deciden crear la Fundación San Ezequiel Moreno en Zaragoza. Su motivo: ofrecer soluciones a una serie de vacíos detectados en sus entornos de trabajo, relacionados con necesidades formativas, sociales y laborales del trabajador extranjero, en un primer momento, y español en situación de especial vulnerabilidad.


En sus proyectos, la Fundación San Ezequiel Moreno, que cuenta con 4 sedes en Aragón y Madrid, plantea “el establecimiento de una atención tutorizada al empleado inmigrante, facilitar sus relaciones con la empresa y consolidar puestos de trabajo satisfactorios para ambos interesados”. Para lograr sus metas, la fundación dispone de una veintena de profesionales que han llegado a sumar 9 nacionalidades y que abarcan campos como la traducción, el derecho, la pedagogía, la psicología o la economía, entre otros. Bárbara Marqués dirige la entidad desde la gerencia, en colaboración con un patronato formado principalmente por representantes de 10 empresas de relevancia en el tejido empresarial aragonés.


La financiación concedida por Triodos Bank tiene como fin el desarrollo de programas integrales para la mejora de la empleabilidad y del perfil sociolaboral de personas en situación de vulnerabilidad social, con especial atención a extranjeros.
La Fundación San Ezequiel Moreno lleva cerca desde el año 2000 trabajando por la integración sociolaboral de colectivos vulnerables y por la gestión adecuada y respetuosa de movimientos migratorios. El momento actual de crisis migratoria a nivel europeo nos sitúa de nuevo en primera línea. Triodos ha sabido entender nuestra filosofía de trabajo y está suponiendo un creciente y significativo apoyo a nuestra labor.
Ángel Adiego, presidente de la Fundación San Ezequiel Moreno