Una camiseta, un bolso, un monedero, artículos de papelería... Todos los productos de la tienda coruñesa DCuero han sido elaborados por personas con discapacidad intelectual. Esta tienda funciona gracias al centro especial de empleo puesto en marcha por la Fundación Adcor, que desde 1996 trabaja para lograr la integración sociolaboral de personas con discapacidad intelectual. Además de la tienda, la fundación cuenta con pisos adaptados, un centro de día, centros ocupacionales y de formación para el empleo y servicio de ocio y tiempo libre.


En esta senda hacia una mejora en la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual, Adcor se marca ahora un nuevo objetivo: atender a sus usuarios también en una edad avanzada. Para ello, y con financiación de Triodos Bank, ha puesto en marcha una residencia para ancianos y personas con discapacidad.