La descripción de este proyecto está disponible en Castellano
Este proyecto nació de una inquietud profesional. Ana Isabel de Andrés se formó como farmacéutica, y gracias a su gran conocimiento en el campo de las plantas medicinales creó, poco después, la marca Amapola Biocosmetics. El laboratorio se ubica en el pajar de su abuelo, en Segovia, y los productos allí creados contienen gran cantidad de principios activos respetuosos con cada tipo de piel, todos ellos elaborados con ingredientes vegetales ecológicos certificados.


“El esfuerzo es grande y las ganas de sacarlo adelante mucho más. Miro hacia atrás y me asombro del camino que he recorrido”, recuerda. Distribuye su producción de manera directa con los clientes en más de 100 puntos de venta.


La evolución de la actividad de la compañía se tradujo en una necesidad de ampliar el laboratorio y de adquirir nuevos equipamientos. La financiación obtenida de Triodos Bank se ha dirigido, principalmente, a alcanzar ambos objetivos.