A descrición do proxecto está dispoñible en español
“El yoga llega a la vida de las personas en el preciso instante que lo necesitan”. Es la afirmación de Nathan, profesor con el que comparte la enseñanza del Yoga Ruth Rodríguez, fundadora de Amaryyo. El centro se creó en marzo de 2013 y poco después se trasladó a un local más grande que permitía impartir otras modalidades de yoga distintas a las iniciales.


“Abordamos la pedagogía del yoga desde varias perspectivas y no bajo una única disciplina”, sostiene Ruth Rodríguez. De hecho, la oferta de técnicas del centro es muy amplia: desde clases de ashtanga hasta el yoga para niños y adolescentes, pasando por el rocket, vinyasa, el yoga terapéutico o el diseñado para mujeres embarazadas.


Para los indecisos, en el centro, que cuenta con el aval de la Yoga Alliance, pueden probar la primera clase de manera gratuita. Amaryyo ha contado con el apoyo financiero de Triodos Bank.
Me gusta enseñar lo que practico para transmitir lo que siento.
Ruth Rodríguez, fundadora de Amaryyo