Desde una central de biomasa a las afueras de Soria parten 28 km de tuberías de doble trayecto y cuantiosas bifurcaciones que abastecen de calefacción y agua caliente a un buen número de viviendas del centro y norte de la capital.

La red está en permanente evolución, de manera que cualquier edificio aún no adherido aún es susceptible de incorporarse. El sistema reúne los requisitos de salubridad, ahorro energético y funcionalidad exigidos para este uso.

Además, se han proyectado nuevas fases para dar servicio edificios de las zonas sur y oeste de la ciudad.
Este proyecto, que cuenta con financiación de Triodos Bank, cuenta con una potencia térmica de 21 MW y ofrece un ahorro en la factura de calefacción en torno al 15% en los inmuebles que lo conforman.