En 1993, un grupo de maestras crearon en la sierra norte de Madrid una escuela de educación infantil, más tarde transformada en Grimm Iniciativa Pedagógica. Se trata de un centro de integración homologado por el Ministerio de Educación, que ofrece educación desde el primer año de vida hasta los 12 años.


El proyecto en el que ahora se embarca la escuela ha contado con financiación de Triodos Bank y consiste en la creación de una línea de educación especial para alumnos necesitados de cuidados especiales con una pedagogía de apoyo. Este proyecto será único en la sierra de Madrid y uno de los pioneros en integrar a estos niños y niñas con el resto de sus compañeros. Además, la escuela también ofrece a sus alumnos comida ecológica elaborada por ellos mismos.