Hace unos años, Irene y Juan, un matrimonio que reside en Olalla de Valdivieso, Burgos decidió plantar árboles frutales para el consumo propio y para el resto de la familia. Con el tiempo, los precursores han ido ganando experiencia y también se han formado con el fin de transformar su explotación familiar en una comercializable y rentable.
Su proyecto, que ha contado con la financiación de Triodos Bank, evolucionó para añadir una plantación de frutos rojos y 2 líneas de negocio más, pollos y miel de brezo. Todos productos ecológicos certificados.
Además, cuentan con una sala de extracción donde se realizan las tareas de lavado y envasado de fruta. Irene y Juan tienen formación en Ingeniería Agrónoma y Medicina, contando en ambos casos con años de experiencia laboral.